salud

Faja lumbar: Un elemento indispensable para el campo laboral

Beneficios y consejos de las fajas para la lumbalgia

En lugares de trabajo con mucha actividad física de mucha repetición y tención, suele haber muchos accidentes laborales debido a lesiones por las complicadas labores que se realizan. Esto suele ocurrir en ambientes industriales, como fábricas, almacenes entre otros. Con el fin de proteger la salud de los trabajadores se han creado diferentes elementos de seguridad para los operarios, uno de esos elementos es la faja lumbar.

¿Qué es UNA Faja lumbar?

Las fajas lumbares son un tipo de ayudas ortésica que sirve para soportar y contener la zona lumbar y la región de la espalda. Su uso está recomendado en casos de dolor lumbar agudo o crónico como consecuencia de distintas patologías, lesiones o para trabajadores con alto esfuerzo físico y repetitivo, normalmente utilizada en fábricas, en este caso la faja está pensada para distribuir el peso que se carga en los horarios laborales. Los soportes lumbares ayudan a mejorar la funcionalidad, a reducir el dolor de la espalda y ayudan a evitar posibles lesiones lumbares.

Para qué se utilizan LAS FAJAS lumbar

El objetivo primordial del uso de la faja de protección lumbar es reducir y/o eliminar las lesiones en la zona lumbar, e incrementar la productividad del trabajador. Algunos países se han dedicado a investigar la efectividad y la eficiencia de utilizar este tipo de fajas. Poniendo a prueba la ergonomía en situaciones de estrés para nuestro cuerpo, por lo que llegaron a la conclusión que este elemento actúa sobre el trabajador causándole varios efectos, unos directos y deseables y otros no tan buenos y deseables.

En el primer caso se descubrió que las fajas lumbares se encargan de empujar el diafragma hacia arriba, lo cual disminuye la contracción de los músculos de la espalda. Lo que impide que la columna se vea afectada por exponerse a situaciones de estrés. Además, que, aumenta la rigidez de los segmentos de la columna vertebral en la zona lumbar, permitiendo que la zona lumbar pueda resistir mucho más y no se vea afectada por los trabajos repetitivos.

En el segundo caso se dieron cuenta de que las fajas lumbares pueden causar diferentes inconvenientes, a consecuencia del calor y la humedad el trabajador puede presentar una acumulación de transpiración en la zona de contacto. Que a la larga puede producir problemas en la piel como sarpullidos o alergias. Además de que con la acumulación de sudor y suciedad las fajas pueden producir picazón, y pueden no ser tan cómodas debido a la presión que ejerce sobre nuestro cuerpo por lo que puede causar dolor y molestias.

¿Por qué es importante utilizar una Faja Lumbar?

Dependiendo de la actividad y la tensión que represente, este instrumento previene posibles lesiones. Las personas que la utilicen podrán sentirse más seguros y más cómodos en el trabajo. Pues gracias al efecto de compresión que provee, la faja lumbar permite reducir la tensión que recibe la columna vertebral al levantar objetos pesados. Por su diseño permite mejorar sustancialmente la postura del operador. Lo que genera que los movimientos de carga y descarga se haga en posturas adecuadas.

La faja lumbar puede evitar lesiones de trabajo costosas y de alto riesgo para empleados. Por lo que, para las empresas industriales, de transporte, almacenes y otras relacionadas con actividades de carga, este tipo de apoyo es indispensable, para evitar lesiones en sus empleados.

Beneficios de las Fajas Lumbar

El empleo o uso de una faja lumbar puede reportar muchos beneficios para el bienestar del trabajador, logrando aliviar el dolor de espalda de forma notable. Al tener la zona comprimida siente más confianza en todos sus movimientos. Por otro lado, ayuda a relajar la musculatura, lo que puede evitar lesiones y sobrecargas en otras zonas del cuerpo.

Pero, así como encontramos beneficios es posible encontrar contraindicaciones, el uso prolongado de esta faja puede generar problemas de salud, las personas que han utilizado por muchas horas esta herramienta, a largo plazo han comentado tener diferentes problemas como aumento en su presión arterial y problemas cardiovasculares, por la presión que produce la faja.

Además de que no es recomendable utilizarlas de forma constante, ya que la musculatura de la espalda se podría acostumbrar a la contención que proporciona la faja y por tanto, podrían verse alterada sus funciones, algo que es muy importante es que el trabajador no se confíe, y no se sobre esfuerce. Pues si bien la faja es una ayuda, no es 100% segura y no en todos los casos podrá evitar una lesión.

Tipos de fajas lumbares

Tipos de fajas lumbares

En el mercado podremos encontrar diferentes tipos de fajas lumbares, que se utilizan para prevenir el sobre esfuerzo continuo o movimientos repetitivos que pueden provocar dolores de espalda. Cada una de ellas tiene características especiales que pueden ayudar a otras partes del cuerpo y no únicamente a la zona lumbar. Por lo que, si estás pensando en comprar una de estas, deberás buscar la que más se acomode a tus necesidades.

El primer tipo de faja es la faja estética o faja reductora: este tipo de faja son muy populares entre las personas que buscan un cambio estético. La faja estética es un tipo de faja que promueve compresión en el abdomen y están hechas de distintos tipos de material elástico. Son muy parecidas a las fajas que se utilizan para trabajar, sin embargo, su función principal no es proteger la zona lumbar, sino reducir el abdomen.

El segundo tipo de faja es la faja lumbar con varillas flexibles: está diseñadas para limitar la cantidad de movimiento realizado. Ese tipo de faja cuenta con varillas de material sintético flexible parecido al plástico. Suelen estar hechas con entre 2 y 6 varillas en posición vertical. Si bien este tipo de fajas cuentan con cierta rigidez no cumple con las normas de trabajo de alto esfuerzo. Por lo que no se recomiendan en estos casos. Pues, aunque ofrecen soporte, algo que la faja elástica o estética no ofrece, no es lo suficientemente segura para utilizarla como herramienta de trabajo.

Por último y como única versión autorizada para ser utilizada en el ámbito laboral encontramos la faja con varilla rígida, está confeccionada con tirantes justamente para que el trabajador pueda ponerse la faja únicamente cuando sea necesario y evitar un uso muy prolongado. Las fajas con varilla rígida normalmente están compuestas por 4 a 6 varillas de material metálico en posición vertical. Las fajas lumbares con varillas metálicas si cumplen con los estándares internacionales de las empresas de construcción civil.

Debemos mencionar que todas estas fajas son de uso unisex y no tienen un sexo o un genéro determinado, su estructura es igual para todos los casos, lo único que generalmente cambia es la talla del producto. 

Como se coloca una faja lumbar

Aunque pareciera ser una prenda muy difícil de colocar por su cantidad de ganchos y cierres, en realidad es un elemento muy fácil de llevar. Para colocársela, es necesario ajustar los tirantes de manera que se adapten al torso del operario. Se debe ordenar los paneles de la faja hasta que queden alineados a la altura del ombligo y finalmente, estirar las bandas elásticas y ajustar hasta que sientas que ya está comprimiendo lo suficiente, no debes apretarla mucho pues esto a futuro puede traerte consecuencias. Solo debes ajustar lo suficiente para que te sientas cómodo y seguro.

28 Comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *